GEODATABASE VS SHAPEFILE por Gemma Peiró

V&Z Formación prepara ya la edición avanzada de Argis 10, tras el inicio ya del nivel de iniciación. En este curso Avanzado de Arcgis, aparte de trabajar con las extensiones de Spatial Analyst, 3d Analyst y Network (diseño de rutas), veremos el nuevo modelo de almacenamiento de datos de Arcgis: la GEODATABASE (GDB).

Opinión

Opinión

Así que, para todos aquellos que no conozcan este sistema de archivos, voy a centrar la temática de este artículo en dar a conocer la potencialidad que nos ofrecen las Geodatabases.

El formato de archivos estándar usado en Arcgis ha sido el “shapefile”, comúnmente conocido como shapes. De hecho, aunque originalmente se creó para utilizarlo como archivo nativo de ArcGIS, se ha ido convirtiendo en el formato estándar para el resto de productos GIS (gvSIG, Quantum GIS, Kosmo, Autocad map, etc..).

El shapefile es un tipo de dato vectorial “multiarchivo” que contiene información gráfica y temática. Es de tipo multiarchivo porque está formado por varios archivos en número variable (aunque siempre con un mínimo de 3). Este conjunto de archivos almacenan: las entidades geométricas de los objetos (*.shp), el índice de las entidades geométricas (*.shx) y la información de los atributos de los objetos (*.dbf).

Además de estos tres archivos requeridos, opcionalmente se pueden utilizar otros para mejorar el funcionamiento en las operaciones de consulta a la base de datos, información sobre la proyección cartográfica, o almacenamiento de metadatos.

Esto acaba resultando poco operativo, ya que para funcionar con una capa necesitas mover todo el conjunto de archivos que la conforman, y cuando trabajas con análisis espaciales complejos, esto acaba generando una gran cantidad de información, muchas veces imposible de administrar.

No obstante, con la reciente aparición de las Geodatabases, este problema queda solventado, ya que, en un único archivo, se pueden almacenar numerosos tipos de datos: vectorial, raster, CAD, tablas, topología, información calibrada, etc…

Dentro del modelo de datos de la Geodatabase es posible diferenciar entre:

  • File Geodatabase: geodatabase basada en ficheros, implementada sobre Oracle, Microsoft SQL Server, IBM DB2 o Informix. Esta se utiliza para proyectos de mayor escala.
  • Personal Geodatabase: implementada sobre Microsoft Access, para proyectos de menor escala.

En este curso, trabajaremos las Personal Geodatabase, por ser un sistema fácil de manejar con gestores de bases de datos que comúnmente podemos encontrar en cualquier equipo, por ejemplo, Microsoft Acces.

La principal ventaja de trabajar con Geodatabase es que, al estar implementada sobre un Sistema Gestor de Bases de Datos, permite aprovechar todo el potencial de las herramientas de estos sistemas, y completa la funcionalidad presente en la base de datos con funciones necesarias para el tratamiento de la información espacial.

Además, es posible trabajar en un modo multiusuario. Por ejemplo, una capa de información catastral podría ir actualizándose por distintos usuarios a la vez, desde distintos equipos; un usuario sin conocimientos de Gis podría estar trabajando sobre estos archivos, editando la información temática (nombres de los propietarios, datos de contacto, etc…), mientras que el usuario GIS podría estar editando la parte gráfica sobre ese mismo archivo, y éste, vería como la información temática se va actualizando de forma inmediata.

Por otro lado, este tipo de archivo está basado en un modelo de datos orientado a objetos, esto es otra de las ventajas, ya que posibilita la implementación de un comportamiento, a través de la definición de dominios y subtipos. Por ejemplo, si se está diseñando la red de Telecomunicación de una urbanización, y se tienen dos tipos de canalizaciones: principal y secundaria (estos serían los subtipos), se podrían fijar unas reglas de validación para los diámetros de las tuberías: canalización principal con diámetro comprendido entre 50 y 70 milímetros y secundaria entre 25 y 40 milímetros (estos serían los dominios).  Una vez digitalizada toda la red, puedo validarla para ver si se cumplen esas reglas, y si no es así, el programa detectara donde están los fallos.

Por último, comentar que, ya que no todo pueden ser ventajas, quizás el principal inconveniente es que, en la actualidad, no todos los software GIS soportan este tipo de archivos, aunque, la tendencia en el futuro es que dichos programas acaben incorporándolos para que todos ellos puedan leerlos y administrarlos, como ocurre con las shapefiles.

Gemma Peiró, especialista en la materia.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *