Artículo: Certificación Energética de Edificios

Artículo: Certificación Energética de Edificios

  • V&Z Formación organiza cursos de Certificación Energética de Edificios en modalidad online y presencial
  • Artículo escrito por Ingrid Grandes Salvadó, tutora de V&Z Formación

Desde el 1 de junio de 2013 es obligatorio el certificado energético de los edificios para todo contrato de compra-venta o alquiler. Encontraremos el desarrollo de dicha ley en el Real Decreto 235/2013 donde se aprueba dicho procedimiento para edificios existentes que quedaba pendiente. El objetivo principal es el de informar al nuevo propietario o inquilino de las prestaciones de la vivienda, local o edificio en cuanto a la demanda energética, las emisiones que produce dicha construcción y el consumo de nergía primaria y fianl. Muchos de los usuarios de los edificios ven este nuevo certificado como un nuevo impuesto que incrementa los costes de mantenimiento de sus propiedades, y es en este aspecto los técnicos certificadores los que debemos  de ser capaces de informar al usuario de las posibilidades de mejora que tiene su inmueble con respecto al coste de la factura energética, que como todos sabemos está subiendo cada vez más. Debemos contextualizar todo el proceso y ser conscientes de que este certificado no ha aparecido así de repente, ya desde el año 79 se vienen desarrollando una serie de normativas para la calidad en la construcción. Todo ello ha ido sucediendo hasta llegar a las Directivas 2002 donde se habla de la importancia que tienen los edificios en cuanto a la emisión de Co2 a la atmósfera y el consumo excesivo que se hace de las instalaciones. Todo ello debe ser regulado, por ello aparecen las exigencias en las instalaciones con los rendimientos de las mismas. Enumerar leyes. En la directiva 20º2 se empieza a hablar de la definición de un procedimiento para poder determinar si un edificio es más o menos eficiente energéticamente hablando. Y es desde el consejo europeo por medio de su comité técnico donde se empiezan a definir cuales son los condicionantes principales que influyen, de cuales, podremos enumerar entre otros:

  • La zona climática
  • El diseño y su orientación
  • La composición de la envolvente térmica, cubierta, fachada, muros enterrados, solera… donde además deberemos de tener muy en cuenta la existencia o no de ll aislamiento
  • Las instalaciones térmicas
  • Los elementos que producen sombreamiento en nuestro edificio tanto propios como externos.

Todos ellos influirán de manera directa en los resultados de la etiqueta energética, en el caso de la demanda tomará relevancia la envolvente térmica del edificio y en el caso de las emisiones influirán las características de las mismas. Al final, todo queda plasmado en una letra que va de la A a la G, siendo la A la más eficiente y la G la menos eficiente energéticamente hablando. Los técnicos certificadores deberemos ser responsables a la hora de realizar dicho informe y ser capaces de analizar los resultados y saber interpretarlos. Así como de informar al cliente de las conclusiones obtenidas y proponerle como mínimo una medida de mejora que no será de obligado cumplimiento pero que deberá tener my presente a la hora de realizar una reforma importante en dicha construcción. Las medidas de mejora propuestas deberán reducir las demandas y las emisiones obteniendo una letra más eficiente, aunque por ahora no se exige ese salto de letra ya que en algunos casos no existe viabilidad técnica o económica. Esto lo decidirá el técnico competente/habilitado de manera justificada, bien por medio de una justificación técnica o, bien con un análisis económico. Sí que es cierto que existen comunidades autónomas que en el caso de reformas importantes se exige un resultado en la etiqueta energética de una letra C, este es el objetivo al que se pretende llegar con el Compromiso 20-20-20 en el que se propone reducir un 20% las emisiones e incrementar un 20% las energías renovables en el año 2020. Si no ejecutamos estas acciones finalmente será muy difícil conseguir dicho objetivo. El curso permite no solo llevar a cabo certificaciones energéticas en domicilios, también pueden llevarse a cabo certificaciones en cualquier tipo de local como peluquerías, bares, tiendas de alimentación, farmacias, despachos, salas de junta, carnicerías y cualquier actividad comercial o empresarial. Tengamos en cuenta también que en septiembre de 2013 apareció un nuevo documento básico del código técnico de la edificación el DB HE 0 por el cual se limita el consumo energético de los edificios, un componente más a tener en cuenta a la hora de reducir esa dependencia energética. A medida que vayamos acercándonos al año 2020 se irán introduciendo nuevas Directivas Europeas dirigidas por la Comisión que entrarán en proceso de trasposición en cada uno de los países miembros. Dichos cambios serán relevantes puesto que aún no hemos hecho el suficiente esfuerzo para conseguir los objetivos propuestos, así que os animo a que estemos atentos a dichos cambios en el sector energético. Artículo escrito por Ingrid Grandes Salvadó, Tutora de V&Z Formación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *